¿Cuándo es el momento de finalizar una relación de pareja?

Escrito por Luz. Publicado en Articulos

Romper la relación de pareja

La ruptura de la una relación de pareja es uno de los momentos más difíciles de experimentar...porque normalmente te sientes con las manos vacías luego de haber compartido un sueño. En oportunidades se está indeciso de si se han agotado todos los cartuchos y se debe continuar o no. Y se entra en pánico al no saber cuál es el momento adecuado para finalizar la relación de pareja o si aún se puede hacer algo.

A continuación te expongo algunos momentos en los cuales es mejor decir adiós que seguir en la relación.

Cuando hay maltratos ya sea físicos o psicológicos: Si en una relación de pareja prima el conflicto y las peleas en donde se llega a las manos o a la agresión verbal, se ha perdido todo el respeto, convirtiéndose en una relación totalmente tóxica, en donde cada día tu autoestima y amor propio va a empeorar y puede tener consecuencias graves tanto para ti como para la otra persona.
Indiferencia total por la otra persona: Cuando te das cuenta que te da igual lo que haga la otra persona, que te da igual si te es infiel...si se va o llega. Es decir que has perdido el interés por esa persona y te mantienes ya sea por los hijos o porque es “tu peor es nada”.

Cuando tu pareja quiere cambiarte: Cuando estas en una relación de pareja en donde uno de los dos quiere hacer a su imagen y semejanza al otro, no lo está respetando. Todos aquellos aspectos que un día hicieron que se enamorara de ti ahora desea cambiarlos a toda costa y la relación se encuentre en constante conflicto si no cedes a sus demandas.
Cuando estás interesado en otra persona: Si sientes que otra persona es “tu pareja energética” o “tu alma gemela” o “el hombre o la mujer ideal para ti”, significa que no estás respetando o valorando a tu pareja. Es importante que en una relación de pareja se sienta el deseo de compartir y estar con el otro. Cuando otro cumple ese rol la relación queda practicamente destruida por más excusas que quieras buscar.

Cuando te enfocas en sus defectos más que en sus virtudes: Se supone que estamos con una persona porque la queremos o porque tiene algunas características que te gustan, si cuando hablas de él o ella hablas sólo de sus defectos y de las cosas que no te gustan...entonces quizás es un buen momento para replantearte ¿Qué haces en esa relación si no tiene nada de lo que te gusta? ¿Cómo puede haber amor en donde no hay admiración?

Cuando no eres capaz de comprometerte y dar de ti: cuando simplemente estás en una relación y quieres estar con otras personas también como pareja… hay un miedo al compromiso. Si no eres capaz de ser leal y fiel a tu pareja es importante revisar en tu propia historia familiar el asunto de la infidelidad y preguntarte ¿Qué estás logrando con la infidelidad? ¿Cómo has vivido la infidelidad en tu familia? ¿Cómo te sentirías si tu pareja te fuera infiel? Una relación no puede perdurar cuando la confianza se rompe.

Cuando no tienen planes ni proyectos en conjunto: Aunque sea importante la independencia en pareja, siempre es necesario encontrar un espacio en común en el cual pueden compartir sus planes, en donde ambos miren en la misma dirección y esto no significa que no se pueden tener metas personales...pero sí que ambos puedan vislumbrar un futuro juntos, en donde puedan planificar y trabajar cada día por ese futuro en común.

Cuando algunos de los dos no quiere seguir: Por más amor que puedas sentir, no puedes obligar a otra persona esté contigo sólo por eso, si la otra persona te expresa que ya no quiere estar contigo que no desea seguir...por las razones que sean...es un buen momento para saber que la relación ha finalizado.

Recuerda que una relación de pareja se da entre “iguales”, en donde cada día se descubren el uno al otro, en donde están juntos y tienen que trabajar todos los días por seguirlo estando...porque a diferencia de otros vínculos no permanece a pesar del tiempo sino se trabaja por ello.

La herida y el dolor que queda luego de una relación de pareja es muy profundo, pero se puede sanar si se sigue todo el proceso de duelo...comprender que se ha dado todo lo mejor… responsabilizarse de sus propias acciones y dejar al otro las suyas., tomando el aprendizaje y despidiéndose con agradecimiento.

Si quieres saber más de este tema puedes realizar nuestra Formación online Coaching de Pareja (Pulsa para Ver información) o bien puedes hacer el curso Vivir en Pareja (Pulsa para ver información)


Escrito por Luz Rodríguez
Contacto: info@ordenesdelamor.org