Energía que Sana

Escrito por Luz. Publicado en Articulos

El tema de la energíia  siempre me ha apasionado, del cual aprendí durante mis estudios en la escuela de sanación de Barbara Brennan.

“La energía no se crea ni se destruye solo se transforma” estoy segura que todos nos acordamos de este principio de la física, que aprendimos en la escuela secundaria.

Todo en el universo está animado por energía. Los antiguos en la India le llaman Prana, los chinos la conocían como Chi, los japoneses la llaman Qui. Estamos familiarizados con varias formas de energía como lo es el magnetismo, la electricidad, la luz y el calor proveniente del sol. Otra fuente es el electromagnetismo que es producido cuando la electricidad pasa a través de un alambre en espiral, creando un campo magnético.

La energía utilizada en la curación energética, viene a ser especie de energía bio-electromagnética, porque es una carga eléctrica, tiene magnetismo y es producida naturalmente por el cuerpo humano. Algunas personas perciben o pueden ver esta energía en colores, otras escuchan sonidos y casi todos la pueden sentir en la forma de cosquilleo o calor.

En el ser humano podemos distinguir tres diferentes categorías:

  • La energía personal que es producida por el cuerpo
  • La energía psíquica, siendo la habilidad de producir con el poder de la mente y dirigida a través del pensamiento. 
  • La energía espiritual o mística, con la cual se trabaja con Dios, el espíritu y el poder de la oración. Aquí se traspasa el poder personal y se une con el poder del universo. Esto es posible cuando ponemos una intención y se deja de lado el Ego y nos conectamos con energías universales, con esa energía más grande que nosotros mismos, esa energía de amor universal que lo abarca todo, que no conoce limites. De esta manera se puede lograr una vibración mucho más alta y crear un campo energético más fuerte, Carlos Castaneda nos habla “en el universo hay una fuerza inconmensurable e indescriptible a la cual los chamanes llaman intención y todo lo inimaginable que existe en el cosmos entero esta unido a esa intención por un eslabón que todo lo conecta”

El Dr. Dwyer nos habla en su libro “El poder de la Intención” , de cómo podemos co- crear nuestro mundo a partir de los siete rostros de la intención:

  • Creatividad
  • Bondad 
  • Amor 
  • Belleza 
  • Expansión
  • Abundancia y 
  • Receptividad

Los científicos estiman que el 84% de la materia en el universo está compuesto de materia oscura invisible, la cual se conoce como el quinto elemento.
En la antigua Grecia, se decía que todas las cosas materiales que se compone de una mezcla de los cuatro elementos: tierra, fuego, agua y aire. También se decía que era un quinto elemento más sutil. Esto se llamó la quintaesencia (literalmente, "quinto elemento"), lo que implica su estado muy delicado o refinado de la existencia.

El quinto elemento se le ha dado varios nombres en el tradicional pensamiento oriental y prácticas - como prana, chi, qi, y maná - pero puede ser mejor entendida al llamarla energía vital o energía etérica. Desde la perspectiva de la física, el término más conciso es energía etérica, lo que implica una energía más sutil que la energía eléctrica.

Cuando las energías eléctricas y magnéticas combinan en movimiento complementario, producen luz física, así como los componentes básicos de la materia física. El cuerpo está compuesto de energía electromagnética. Energía etérica es en realidad más común en el universo que la energía eléctrica. Su manifestación, la materia etérea, forma la mayor parte de la materia en el universo. Los cosmólogos saben que existe, a pesar de que ellos no pueden ver (de ahí el término, la materia oscura), a causa de sus efectos gravitatorios sobre la materia física en el cosmos.

La energía "oscura" se propaga cinco veces más rápido que sus contrapartes físicas, por lo que su influencia en el cosmos es bastante marcada. El efecto de la gravedad es el resultado del hecho de que ambas energías - energía eléctrica física y la energía etérica más sutil - comparten una interacción frecuente con la energía magnética. El componente de energía magnética es proporcionada por el siempre presente tejido del espacio, llamado por Owens Water “ el Campo de Dios” o el llamado Ether.

La gran ventaja con el conocimiento acerca de la energía etérica es que esta energía vital que da vida es la clave para la salud vibrante. La energía vital de energía está presente en todos los sistemas de curación eficaces. En la acupuntura, es la energía "qi" que se ha mejorado o equilibrado en su flujo a lo largo de los meridianos de acupuntura. Es la energía curativa transmitida en la curación a distancia. Es la misma energía curativa que se transmite al receptor en Reiki o terapia de la polaridad.

La energía vital de la vida es la esencia dentro de los aceites curativos sagrados. Es la energía que fluye a una persona que practica Qigong. Es la energía de la vida en los alimentos orgánicos, en el agua expuesta a la luz solar, y en el oxígeno que respiramos.
Sin la energía vital de la vida, no existiriamos físicamente. Con energía vital adicional, pueden producirse curaciones milagrosas.

La curación energética ha sido usada en la mayoría de las culturas a través de los tiempos, no es algo nuevo. Generalmente no fue reconocida o ha sido ignorada y descontinuada por el campo médico. En un acto de humildad y entrega esta energía viaja y es recibida por el sanador y transmitida a través de las manos al cuerpo del cliente, esta energía tiene su propia inteligencia y se dirige a donde más se necesita.

Nosotros podemos ser nuestros propios sanadores, para conectar con esta energía vital no se necesitan diplomas o entrenamientos está al alcance de todos. Esta energía la respiramos incesantemente, La luz esta en todas las expresiones de vida, el movimiento espiral de la vida continúa y se expresa con la presencia de cada uno de nosotros: transmitimos esa luz con expresiones de amor, sabiduría y servicio. Si nos amamos a nosotros mismos sabremos el significado de la vida y del amor, es nuestra misión de vida descubrir esa luz interna y soltar esas energías pesadas del pasado que aminoran nuestros pasos.

La presencia de la luz lo cambia todo, con ella podemos iluminar nuestros pensamientos, nuestras emociones, siendo honestos con nosotros mismos, dejaremos las penas, las culpas, los resentimientos y el rechazo. La luz nos eleva, nos transforma. Recuerden que nuestras madres “dieron a Luz” y aquí estamos, somos ese prisma hermoso que está recibiendo constantemente energía de la madre tierra y del padre universo, estamos siempre rodeados por la luz, dejemos salir esa luz interna que todos llevamos, hagamos brillar ese hermoso cristal para beneficio de todos!

Escrito por Patricia Hoyle

*Recomendación Libro "La misteriosa energía de nuestras manos" Sophie Hellinger (Pulsa para comprar)