¿Cómo sanar a mi niña interna?

Escrito por Luz. Publicado en Articulos

Sanar Niña Interna

Lo que siente un niño en su más tierna infancia queda grabado en su memoria para toda la vida, sobre todo aquellos aspectos que han ocasionado shock emocional y que más adelante en la vida de adulto se observan las secuelas.

 

Estos aspectos deben ser trabajados en un contexto terapéutico que proporcione seguridad y confianza (Pulsa para ver). En dicho proceso salen a relucir a las heridas y emociones que quedaron reprimidas...es necesario que el el niño herido sane esas heridas sintiéndose en el presente “En el aquí y ahora” del cual se habla en la psicoterapia Gestalt de Fritz Perls.

El caso es que esas heridas quedan grabadas en nuestro cuerpo y es necesario reconectar con ellas para poder “soltar” la carga emocional acumulada. La idea es ser consciente del dolor y reconciliar a ese niño interno con el adulto actual. A continuación te expongo diferentes maneras de abordar el tema de sanar al niño interno:

  • Permitir que salgan todos los sentimientos dolorosos: Puede abrazar a algo simbólico representativo de ese niño(a), un peluche, una muñeca, un cojín. etc. La idea es que lo pueda abrazar con intensidad para establecer un contacto adulto con el niño, es decir crear una nueva figura paterna o materna. 
  • Prestar atención al niño(a) interna cada día: La idea es ir sintiendo cada día más confianza en el adulto, que el niño que está herido aprenda a confiar en el adulto presente ahora. El ser consciente que volver a ignorarle sería hacerle sentir de nuevo abandonado, volviendo a despertar los sentimientos infantiles.
  • Identificar las emociones que se sienten: Normalmente se tiende a confundir las emociones por ejemplo: se cree que se siente rabia y en el fondo es tristeza o miedo. La idea es observar cada comportamiento rabieta, depresión, impotencia, etc. Al observar y escuchar cada emoción aprendemos a saber qué es lo que quiere el niño(a) interno.
  • Hacerle sentir seguro: En momentos de estrés o de emociones muy intensas, hablarle como si fuera un niño para calmarle y hacerle sentir seguro. Se le puede decir “Estás bien… estás seguro conmigo… yo me encargo” La idea es tenerlo presente y llevarlo con nosotros hasta que poco a poco vaya sintiendo seguridad.
  • Realizar actividades placenteras que surjan del diálogo con el niño, es importante que no sean actividades autodestructivas como alguna adicción o sobre alimentarse.

Es maravilloso el giro que cobra la vida de una persona que está reconciliada con su niño interno, de la fuerza que gana porque sabe usar todo el potencial que tiene ese niño (creatividad, curiosidad, riesgo, ternura, confianza, etc). La idea es que a ese niño se le reconozca y se le escuche que pierda el miedo y deje de estar paralizado o escondiéndose detrás de máscaras con apariencia de dureza.

Además para realizar un proceso personal de reconciliación con tu niño interno, puedes realizar nuestro curso online Trauma y Conflicto con los padres (Pulsa para ver) o bien si lo que deseas es formarte para acompañar procesos de otras personas puedes realizar nuestro curso online Coaching Familiar (Pulsa para Ver)

Hay un libro muy interesante que habla del proceso de aceptación del niño interno “La princesa que creía en los cuentos de hadas” de Marcia Grad Powers (Compra en el Jardín del Libro)

Escrito por Luz Rodríguez
Contacto: info@ordenesdelamor.org