¿Qué implica sistémicamente el Proceso Migratorio?

Escrito por Luz. Publicado en Articulos

La migración ha sido una constante a lo largo de la evolución y desarrollo del hombre y la sociedad. Es un proceso que implica un profundo cambio tanto físico, psicológico, emocional y surte efecto transgeneracionalmente.

 

Desde la mirada sistémica se presta atención al cierre de los duelos en todo proceso de sanación y uno de los que más afecta por su complejidad es aquel que deriva de los procesos migratorios. Como describe la investigadora Pauline Boss (1999) sobre las pérdidas ambiguas, que ocurren cuando la pérdida es un tanto incierta; es decir no se puede constatar del todo, en donde no se acostumbra a realizar ningún tipo de duelo. Según la investigadora tiene dos características básicas:

  • La persona está físicamente ausente pero presente psicológicamente
  • La persona está físicamente presente pero ausente psicológicamente

Y lo complejo del proceso migratorio deriva de que presenta las dos características, porque por un lado las personas que emigran tienen presente a su familia psicológicamente y emocionalmente pero no las pueden abrazar o sentirlas cercana físicamente, ya que la mayoría de las veces están alejadas por kilómetros de distancia. Por otro lado cada uno de los miembros de la familia que emigra pueden aislarse el uno del otro porque el cambio de su rutina de vida o inclusive por los reclamos reprimidos.

¿Sentimientos ambivalente por el Nuevo País o Región?

El tener que adaptarse a nuevas condiciones de vida, sin el apoyo y soporte que implica el tener una familia o un clan que le respalde. Desencadena una serie de mecanismos de defensa tanto biológicos, emocionales y psicológicos.

  • Biológicos: El cuerpo se tiene que adaptar a estaciones con diferentes cambios de condiciones climáticas, cambios de horario, tipos de alimentos, diferente, rutinas y horario de comidas y de sueños. Inclusive tiene que desarrollar nuevos anticuerpos para enfrentar los virus predominantes de dicha región. Es decir el cuerpo se ve de pronto colapsado, por lo tanto puede desarrollar enfermedades nuevas, si su sistema de defensas es débil o bien empezar a retener líquido o grasa para poder sobrevivir, esto varía de acuerdo a los mecanismos de supervivencia de cada persona.
  • Emocionales: Siente el dolor de la pérdida pero como tiene que enfrentar la realidad del nuevo país, buscando un sustento de vida o un lugar donde vivir, que la mayoría de las veces son condiciones muchos más precarias que las que tenía en su región. No se da el tiempo para hacer contacto con sus sentimientos y sensaciones, las inhibe porque el diario vivir le consume la mayor parte del tiempo. Pero las emociones permanecen allí y poco a poco empiezan a manifestarse mucho más fuerte a través de síntomas para ser escuchadas. No poseen amistades con las cuales desahogarse o expresar sus sentimientos. Normalmente es visto como un extraño (por diferente cultura, etnia, religión, etc.) También se da el caso de que sienten culpa por aquellos familiares que se quedaron en su zona de origen, la misma la experimentan cada vez que comen o ganan algo de dinero...es por ello que la mayoría de las veces prefieren quedarse sin dinero o con una pequeña parte del mismo, para enviar el resto a sus familias...con la finalidad de canalizar su culpa.
  • Psicológicos: Un cambio de país o región implica una profunda crisis existencial, es encontrarse de frente al miedo a lo desconocido. Que a los más aventureros le regala un riesgo nuevo, pero en el fondo de su corazón saben que acarrea una pérdida de estatus y sobre todo de falta de apoyo emocional y psicológico. Además si se lleva a la familia, la preocupación de sabre que lo único con lo que cuenta en ese país su familia es con él o ella que decidió emigrar… esto acarrea un profundo peso sobre sus espaldas, que le lleva a sufrir de un profundo e intenso estrés. Sumandole que si tiene la suerte de conseguir un nuevo trabajo, normalmente son muy por debajo de sus capacidades laborales o profesionales, consecuencia de ser extranjero o por no poseer documentación reglada, lo que profundiza aún más el miedo a ser capturado o saltarse alguna ley por desconocimiento. Todo esto se resume a un estrés que puede llevar a desarrollar agresividad, falta de autoestima, inseguridad, proyección, depresión, introyección e inclusive puede despertar a largo plazo en posibles psicopatologías que habían permanecido dormidas.


¿Qué se puede hacer para superar el duelo migratorio?

Cuando se mantiene un duelo abierto a lo largo de nuestra existencia, las futuras generaciones lo llevaran en su vida como una carga. Por lo tanto cerrar el duelo no sólo nos beneficia a nosotros, sino a los que vienen.

  • Reconocer que se está viviendo un duelo: El primer paso es admitir el dolor, la tristeza de la pérdida y hablarlo abiertamente con nuestra familia, tanto la que está con nosotros como la que se ha quedado atrás. Darse un espacio para llorar y extrañar, ayuda a hacer contacto con las sensaciones
  • Ir adaptando poco a poco la alimentación: En cada hogar hay costumbres alimenticias, entonces puedes buscar en la zona algún alimento de tu país e ir poco a poco creando nuevas recetas en familia que incluyan el alimento que ya conocías con los del nuevo país, crea nuevas recetas y dale nombres, e inclusive comparte con los miembros de tu país de origen
  • Participar en actividades culturales o grupos de apoyo: Que se encuentren establecidos en la zona, para que puedas adaptarte al idioma, costumbres, y además empieces a establecer relaciones con personas nativas del lugar
  • Abre tu corazón y tu mente a lo nuevo con respeto: Sin juicio de la cultura o personas del país, más bien agradece la bienvenida...sea la que sea. Mira al país o lugar como un mundo de infinitas posibilidades. Jamás pretendas que sea la cultura del país que se adapte a ti, aprende todo de nuevo, descubre lo nuevo con los ojos de un niño, míralo como una aventura
  • Dale un lugar en tu corazón a tu lugar de origen: Respeta y ama a tu país, sin imponer tu cultura...simplemente reconócelo como tus raíces, agradece lo recibido por país o zona, sin juicios, ni críticas porque no pudo proveerte lo que requerías y prometete a ti mismo el dejar en alto el nombre de tu región. Ahora tienes la oportunidad de demostrar a una nueva cultura, la nobleza de la tuya con el ejemplo de tu vida. Evita comparar lo que dejaste con lo nuevo, recuerda que son diferentes...eso no significa ni mejor, ni peor.
  • Realiza todos los trámites para regularizar tu situación en el país: Realiza todos los papeles para legalizar tu situación, además educate de ser posible, aprende una nueva actividad, aprende el idioma o la cultura del país… busca la nobleza en lo nuevo con humildad y agradecimiento
  • No envíes dinero a tu familia: Hasta que seas capaz de tener el suficiente para cumplir con tus obligaciones legales (impuestos, seguridad social, alquileres, etc.). Ahorra lo que puedas y cuando tengas envíale el dinero suficiente para que hagan alguna inversión que les ayude a proveerse a sí mismos
  • Vive el menor tiempo posible de la ayuda: Algunos países tienen ayuda para los inmigrantes, procura que esa situación sea lo más corta posible (no procures aprovecharte de los recursos del país el mayor tiempo posible, porque dejas muy mal a tu país). Y en cuanto tengas los medios necesarios busca devolver lo recibido, ya sea con voluntariado u ofreciendo tus dones a alguna causa social
  • Deja de reunirte con personas de tu misma cultura para criticar o victimizarse: Procura en la mejor medida posible reunirte con personas de la misma cultura, sobre todo porque se establece la dinámica de que en sus círculos se comunican de la misma manera a la que están acostumbrados y además critican y ven lo negativo de la zona y de sus habitantes. Reúnete con aquellos que te llenen de positividad y alegría
  • Si tienes familia en el lugar: Busca reunirte con ellos y mostrarle tu afecto y agradecimiento, expresa lo que sientes sin recriminaciones. Inyecta tu alegría y tu optimismo. Ayuda si puedes al que lo necesite
  • Agradece a la vida la oportunidad: Cada día date el tiempo para agradecer la oportunidad de reinventarte, de desarrollar todos tus talentos y de volver a empezar una nueva vida. En los cuales puedes ampliar tu visión de vida con el conocimiento de otra cultura con sus valores y principios. Escribe y comparte con tus seres queridos lo que has aprendido.

Si bien es cierto que todo proceso migratorio implica dejar atrás, amigos, familia, costumbres… también es cierto que implica el abrirse a algo más grande...ampliando nuestra conciencia y abriendo camino para las nuevas generaciones.

(Extracto de mi próximo libro “El Clan Familiar”)

*Si quieres profundizar en el tema puedes realizar nuestro Curso Online Coaching en Procesos Migratorios

Escrito por Luz Rodríguez
Contacto: info@ordenesdelamor.org