Éxito en tu Vocación

Escrito por Luz. Publicado en Articulos

Logra el éxito

Actualmente se persigue el éxito con desesperación y luego nos quejamos por sufrir de estrés, y es justamente el estrés lo que se posiciona como el principal detonante de las enfermedades y de la depresión en nuestra vida.

 

Cada uno de nosotros tiene una vocación, sin embargo no estamos destinados a acabar en un determinado y único lugar, no importa cuál sea. Aunque podamos tener una vocación especial. somos nosotros quienes vamos en dirección favorable o en contra de ello. Cuando nuestra vida está dirigida por el amor estamos en sintonía con nuestra vocación y cuando está dirigida por el miedo vamos en contra de nuestra vocación interna… empieza la afanosa lucha por llegar al mismo lugar que otros han llegado.

Estamos llamados a amar y lo hacemos a través de seguir nuestra vocación con pasión, colocando nuestros dones y talentos al servicio de los demás. Para ello es necesario escribir la la ley del amor en nuestros corazones e imprimirlo en nuestra consciencia, de esta manera se nos proporciona una guía perfecta en cualquier circunstancia. Pero sigue siendo decisión nuestra seguir o no esa vocación, cada día de nuestra vida.

Cuando vivo en el miedo en todo momento me estoy alejando de mi éxito, posponiéndolo una y otra vez. En cambio cuando vivo en el amor estoy en resonancia y en armonía con él, porque si vivo así de manera coherente... viviré la vida perfecta para mi.

Vivir en el amor es la mejor y quizás la única manera de crear las circunstancias externas perfectas que son la manifestación de nuestro éxito. Cuando estoy en el miedo estoy en el egoísmo, en donde velamos exclusivamente por nuestros intereses porque se siente que todos nos van a atacar. Quizás esto sea necesario en nuestra vida para ayudarnos con el proceso de maduración, lo importante es que a través de esas experiencias y errores es que vamos desarrollando todas nuestras potencialidades y vamos rompiendo con la ilusión de estar separado de los demás.

Puede que tu vocación sólo sea “perfecta” para ti y para nadie más. Esta es una de las razones por las cuales la comparación deprime a tanta gente. Para muchas personas la comparación es la raíz de sus expectativas. Insistimos en que las cosas no son como deseamos, aunque la clave de la satisfacción no está en el desear.

El verdadero éxito consiste en disfrutar lo que tienes ahora, con el foco en desarrollar tu vocación en este momento, sin pensar que vendrá más adelante...Tu éxito no es sólo el resultado final, sino es todo lo que vayas logrando en el camino, aquello de lo que te vas desprendiendo, todo lo que te desarrollas internamente y sobre todo el aprendizaje que te regala cada persona que te encuentras en el camino.

Cuando te centras en lo que piensas que debería ser tu destino perfecto es situarte en un profundo estrés, porque allí todo es incierto. Confía en que si te mantienes desarrollando tus dones, la vida misma está creando el futuro perfecto para ti en cada momento y te sorprenderás que empiezas a tener más de lo que habías soñado de manera automática y sin esfuerzo aparente.

¿Cómo desarrollar el éxito en tu vocación?

  • Dejar de culparte por oportunidades pasadas o de lo que hiciste anteriormente
  • Enfocándote en lo que más te apasiona
  • Soltando toda expectativa
  • Viviendo en el amor y esto implica dejar de tener miedo
  • Pregúntate si lo que deseas ¿Se basa en el amor y está en armonía con quien eres en este momento?
  • Alinea tu vocación con el ganar/ganar
  • Empieza a dedicar cada día un poco más de tiempo a poner en práctica tus talentos
  • Pregunta a tus ancestros su vocación y revisa si se parece a la tuya
  • Piensa en todos aquellos que se van a beneficiar con tu vocación en acción
  • Revisa tus creencias negativas en cuanto a tu vocación
  • Aprende un poco más cada día
  • Visualiza lo que quieres y observa cómo te sientes, tus sensaciones y resistencias

No importa donde hayas estado o lo que hayas hecho siempre hay espacio para que desarrolles tu vocación, lo que necesitas es empezar a vivir desde el amor, desistiendo del resultado final y tu camino empezará a transformarse, primero por dentro y luego por fuera.

Cada persona ha sido llamada para actuar en este mundo con los dones y talentos que tiene y que va desarrollando a través de sus experiencias. Cuando entierras dichos dones, entierras tu potencial divino y creativo.

*Si quieres profundizar en el tema puedes realizar nuestro Seminario de Prosperidad ya sea online o presencial en diferentes partes del mundo.

Escrito por Luz Rodríguez
Contacto: info@ordenesdelamor.org